Macabro es poco
Atentado contra pacientes con coronavirus en Chaco

Desconectaron respiradores

La denuncia fue realizada por el codirector del Hospital Perrando. El hecho fue contra siete pacientes internados en terapia intensiva.

El Gran Hospital Perrando de Resistencia, el principal centro de salud que atiende los casos de coronavirus en Chaco, sufrió un atentado este miércoles contra pacientes graves afectados por la enfermedad. La denuncia apunta a una “mano desconocida” que apagó el aire comprimido que alimentaba los respiradores de siete personas que recibían tratamiento en las camas de terapia intensiva del hospital.

“Podían haberse muerto varios pacientes”, aseguró uno de los codirectores del Hospital Perrando, Daniel Pascual. Afortunadamente, el ataque se descubrió a tiempo y no se materializó por la rápida respuesta de uno de los técnicos a cargo.

El hecho puso en alerta a todo el personal del Hospital Perrando. Para las autoridades sanitarias, quien planificó el crimen fue una persona con conocimiento del funcionamiento interno del centro de salud porque “conocía dónde estaba la llave” y el sector donde están los tableros para cerrar los conductos de aire comprimido.

Según la descripción de Pascual, el autor material del atentado hizo una tarea compleja para llevar a cabo su plan y afectar a las siete camas con asistencia respiratoria mecánica. Varias de ellas no están en la misma habitación, por lo que la acción fue direccionada con un objetivo preciso.

De acuerdo a la explicación detallada que dio a la prensa, Pascual graficó que la “mano sospechosa” tuvo que subir hacia donde están los equipos, donde “hay una maraña de caños y cables”, y desajustar una de las tuercas que abren el paso del aire comprimido.

El titular de la Fiscalía N°6, a cargo de Roberto Villalba, citó a los directores Pascual y Nancy Trejo para ampliar la denuncia y ordenó el miércoles un allanamiento con la intervención a la División Investigaciones Complejas y Cibercrimen de la Policía del Chaco y al personal del Gabinete Científico.

El jefe de los fiscales de Chaco indicó que el ataque podría calificarse dentro del delito de “tentativa de homicidio”. Es que el aire comprimido es fundamental para mantener con vida a los pacientes graves de la COVID-19. No pueden recibir oxígeno puro, sino una mezcla adecuada que permite mantener la capacidad respiratoria de una persona.

Además del análisis de las cámaras de seguridad, el fiscal citó a declarar a los testigos y el personal del Hospital Perrando para encontrar algún indicio que permita direccionar la investigación.

Estamos consternados, sorprendidos y destruidos. Es increíble que alguien quiera intentar suprimir la vida de pacientes, que ya de por sí están en una lucha desfavorable contra el coronavirus” concluyó Pascual.

Compartir