Ensenada
Mario Secco, un intendente contra el patrimonio forestal

El municipio de Ensenada, que conduce el intendente Mario Secco, hizo oídos sordos ante los reclamos por la severa contaminación del medio ambiente. Esta vez, a su alianza con empresas como COPETRO, sumó la salvaje tala de árboles para la construcción de una calle.

Actualmente, Ensenada se encuentra en el quinto lugar de las ciudades más contaminadas de Argentina. A cambio del silencio cómplice, el jefe comunal K recibe por parte de las empresas más contaminantes de la región suculentas regalías, que se materializan no solo en donaciones millonarias para las arcas municipales sino también en el avance desmedido del concreto. 

En esta oportunidad, vecinos de calle Garay y Alsina llevaron adelante innumerables reclamos para frenar la tala indiscriminada de eucaliptos, pero la orden de Secco fue más fuerte y terminó imperando la depredación de esta zona verde.

En el marco de la campaña por la protección del medio ambiente, vecinos recolectaron firmas y fueron asesorados por profesionales para alertar sobre las bondades que aportaban estos eucaliptos plantados pacíficamente hace setenta años. 

“Es uno de los barrios que más sufren los ruidos y la contaminación del aire y el agua del canal Oeste. Se los veía gozar de buena salud, frondosos, frescos y con una básica poda podrían haber estado en pie mucho más. Hace algunas horas Secco anduvo por el barrio. A esta altura creo que nadie tiene dudas, el tipo odia los árboles”, expuso con estupor uno de los vecinos que denunció la maniobra del jefe comunal.

PUESTA EN ESCENA 

En una gacetilla de prensa oficial, Mario Secco muestra a su hijo al frente de la iniciativa. 

El secretario Adjunto del gremio, actual concejal y su futuro sucesor en la intendencia, Nicolás Secco, se muestra junto a vecinos posando para la foto. A través de un comunicado informaron que la comuna continúa desarrollando un plan de reforestación en barrios de Ensenada, avanzando con la generación de “conciencia ambiental” en una ciudad cada vez más invivible.

Con Mario Secco cumpliendo casi diecisiete años al frente de la intendencia de Ensenada, y aliado a las empresas más contaminantes de la región para garantizar el financiamiento de su gestión, los árboles prácticamente han desaparecido de la ciudad.

Compartir